El método de las Constelaciones Familiares creado por Bert Hellinger se ha introducido en la actual oferta terapéutica se ha extendido rápidamente. Las bases teórico prácticas forman parte del enfoque sistémico en la psicología, y más concretamente en la psicogenealogía. La terapia sistémica tiene sus fundamentos – teoría, comprensión y aplicación - gracias el trabajo realizado a partir de los años treinta por Jakob Moreno, Gregory Bateson, Don Jackson, Margaret Mead, Murray Bowen, Salvador Minuchin, Ivan Boszormenyi-Nagy y Virginia Satir, entre otros.

Las Constelaciones Familiares se fundamentan en comprender la relación sistémica entre un síntoma o problema, y en una percepción fenomenológica del mismo: se mira al individuo dentro de su contexto familiar, la comprensión sistémica entiende que entre los miembros de un sistema familiar existe una red de interacciones inconscientes y conscientes que hace que asuntos no resueltos en una generación se pasen a la próxima o a siguientes generaciones.

Hellinger estudió la relación entre lo que ocurre en los grupos de Constelaciones Familiares y los Campos Morfogenéticos descritos por el físico inglés Ruppert Sheldrake, según los cuales la información importante de una especie se transmite de unos individuos a otros sin mediar contacto ni experiencia compartida, explicándose de esta forma que personas sin conocer de nada la familia de origen de otra puedan introducirse en las relaciones psicoafectivas y liberar los contenidos inconscientes de un sistema familiar y de una persona que forma parte de esa familia.

 La percepción fenomenológica posibilita intervenciones terapéuticas que no se aplican“mecánicamente”, se basan en la “atención” y en el “poder del ahora”, en lo que se desvela y aparece en el momento.

 

Bert Hellinger observó en la práctica con grupos donde personas que no conocían el sistema en el cual colaboraban como representantes la tendencia a colocarse en cierto orden después de liberar contenidos emocionales e intuyó la existencia de los “ORDENES DEL AMOR”, desarrollando la teoría en la que se ha basado el trabajo en Constelaciones Familiares.

 

Estos órdenes son tan simples como obvios: …todo el mundo tiene su lugar en el sistema familiar…, …los padres dan y los hijos reciben…, …existe una jerarquía temporal, quién vino antes está antes en el tiempo, …en igualdad de condiciones, pareja, debe haber un equilibrio entre dar y recibir, …etc.

 

Partiendo de lo que ocurre en cada momento, del poder del ahora, de la innegable evidencia de los campos morfogenéticos y con la contundencia de los Ordenes del Amor, se ha desarrollado un método que enfoca soluciones a partir de frases sencillas que crean un impacto consciente e inconsciente en las personas que participan en los Grupos de Constelaciones, dejando de lado la pertinaz costumbre terapéutica de enfocar mentalmente el problema una y otra vez.

Mediante un trabajo sencillo de representación de los miembros del sistema familiar actual y anterior de cada persona, se van desvelando los patrones inconscientes que nos mantienen atados a formas de actuar, sentir y pensar que nos producen sufrimiento.

 

Dentro de este trabajo, representantes elegidos aleatoriamente para hacer de los miembros de la familia de los representados, los propios representados y los observadores se nutren de un sistema que pone énfasis en RECONOCER LO QUE ES, y ponerse en CONCORDANCIA CON LA VIDA, dentro del esquema del Arquetipo Universal de la Familia.

 

Tagged Under